Parte 2 - Osteointegración: Los Años de Prueba ES/EN

Septiembre / September 25, 2017

Parte 2 - Osteointegración: Los Años de Prueba ES/EN

Español | English

1982 fue un año absolutamente crucial para Brånemark, al convertirse en el momento para el que llevaba trabajando los 17 años anteriores, incluyendo 15 años de ensayos clínicos de seguimiento. Sin embargo, a pesar de los resultados aplastantemente positivos, Brånemark era reacio a presentar sus descubrimientos públicamente en la conferencia de Toronto, ya que tenía la clara sensación de que el mundo todavía no estaba preparado para los implantes dentales. A pesar de ello, durante los 17 años anteriores, Brånemark y su equipo se habían mantenido ocupados, ¡Pero que muy ocupados!

A pesar de que haber colocado con éxito unos meses antes los primeros implantes dentales en un paciente edéntulo, en el año 1965 Brånemark entendió que no bastaba con eso. Si quería convencer a los escépticos, de los que no había pocos, sabía que necesitaba pruebas indiscutibles a gran escala. Por ello, en vez de pararse a reflexionar sobre sus logros, Brånemark se embarcó en el que sería uno de los ensayos clínicos de mayor duración de la historia de la odontología.

Durante este ensayo de 15 años de duración, que tuvo lugar entre 1965 y 1980, se colocaron un total de 2.768 implantes en 410 mandíbulas edéntulas de 371 pacientes consecutivos. A todos los pacientes se les implantaron puentes extraíbles, y fueron sometidos a exámenes posteriores de carácter anual.

En el caso de 405 de los 410 pacientes, los puentes se unieron mediante un pilar, no pudiendo completarse el tratamiento únicamente en las 5 mandíbulas restantes. Esto se debió o bien a la muerte del paciente, o bien a complicaciones psiquiátricas. A 34 de los pacientes se les colocaron puentes anclados al hueso en ambas mandíbulas, superior e inferior; la edad promedio de los pacientes era de 53 años, con una división por sexos de un 62% de mujeres, y un 38% de hombresEste prolongado ensayo clínico permitió a Brånemark establecer algunos periodos de tiempo importantes, que resultaron útiles para documentar la evolución de los implantes dentales. Fueron los siguientes:
    • El periodo inicial de prueba, entre julio de 1965 y marzo de 1968, durante el que todavía era necesario introducir estudios experimentales en situaciones clínicas
    • El periodo de desarrollo, entre abril de 1968 y junio de 1971, durante el que se implementaron una serie de modificaciones en la metodología, a medida que se iban realizando análisis adicionales

y, por último…

    • El periodo de rutina, entre julio de 1971 y agosto de 1980, durante el que sólo hizo falta realizar algunos ajustes técnicos de menor importancia.

Para  1980, tras colocar más de 2.700 implantes dentales en las bocas de pacientes edéntulos, Brånemark y su equipo no sólo habían creado la metodología de base para la colocación de implantes dentales, sino que además la habían afinado hasta la perfección a lo largo de un periodo de 15 años. Y lo habían hecho hasta tal punto, que aún hoy en día siguen aplicándose los mismos principios básicos.

Los hallazgos

Por más que los resultados basados en periodos de observación inferiores a un año fueron considerados clínicamente descartables, todavía quedaban 1.997 implantes colocados en 172 mandíbulas inferiores y 146 mandíbulas superiores, pertenecientes a 284 pacientes. Entre estos implantes…

    • En mandíbulas superiores, un 81% de los implantes conservaba su estabilidad después de entre 5 y 9 años de observaciones, lográndose una estabilidad continua del puente en un 89% de estos casos.
    • En mandíbulas inferiores, un 91% de los implantes conservó su estabilidad transcurrido el mismo periodo, manteniéndose la estabilidad continua del puente dental en un 100% de los casos.
    • Durante el periodo de curación, el promedio de pérdida ósea fue de 1,5mm, que sin embargo se redujo en todos los casos rutinarios (277 pacientes) a 0,1mm al transcurrir entre 5 y 9 años, conservándose saludable el tejido óseo circundante durante periodos de seguimiento de hasta 15 años.

Así pues, ¿cuál es la importancia de estos hallazgos?

Es necesario recordar que incluso ya estando en el año 1974, los resultados de los tratamientos con implante estaban considerados altamente erráticos. Las tasas de éxito de otros sistemas de implante iban supuestamente entre nada más que el 39% y el 66% transcurridos 10 años. Estas cifras bastaron para que la posición de la American Dental Association (ADA, Asociación Dental Americana) fuese no recomendar los implantes dentales como práctica clínica de rutina.

Sin embargo, cuatro años después, en 1978, en una conferencia celebrada en Harvard se identificaron tanto los riesgos como las ventajas de los implantes quirúrgicos dentales, estableciéndose los estándares generalmente admitidos, muchos de los cuales todavía siguen vigentes en la actualidad. Los resultados de los ensayos clínicos de 15 años de duración de Brånemark no sólo cumplían dichos estándares aceptables, sino que los superaban con creces.

Así pues, en el año 1982, tras años de resistencia por parte de los escépticos, Brånemark disponía finalmente de los datos sólidos y objetivos que necesitaba para demostrar al mundo que los implantes dentales constituían en realidad una estrategia predecible, y la mejor a largo plazo, para la sustitución de dientes defectuosos o faltantes. Desde aquel momento, cambió la industria odontológica y se elevaron las esperanzas de muchas personas…y gran parte de ello fue gracias al trabajo de un solo hombre: ¡Per-Ingvar Brånemark!

En la próxima y última parte, repasaremos la serie continua de pruebas en activo, y hacia dónde apuntan los descubrimientos en lo que se refiere al futuro de los implantes dentales y la osteointegración.




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

Parte 3 - Osteointegración: Pruebas, Dificultades y Éxitos
Parte 3 - Osteointegración: Pruebas, Dificultades y Éxitos

Octubre / October 17, 2017

A principios de la década de 1970, cuando Brånemark estaba profundamente inmerso en su investigación sobre la osteointegración, otros europeos siguieron su ejemplo. Entre ellos cabe mencionar a André Schröeder de la Universidad de Berna, en Suiza, que por entonces estaba trabajando en un implante similar para aplicación clínica en colaboración con el renombrado Instituto Straumann.

Long-term follow-up study of osseointegrated implants in the treatment of totally edentulous jaws.Adell R, Eriksson B, Lekholm U, Brånemark Pl, Jemt T. Int J Oral Maxillofac Implants 1990 Winter;5(4):347-59. PMID: 2094653

Ver artículo completo

Parte 1 - Osteointegración: De Un Descubrimiento Accidental Al Primer Implante Dental. ¡Primeros Años! ES/EN
Parte 1 - Osteointegración: De Un Descubrimiento Accidental Al Primer Implante Dental. ¡Primeros Años! ES/EN

Septiembre / September 01, 2017

Todo el que sepa algo sobre implantes dentales conocerá la historia de Per-Ingvar Brånemark, y de cómo descubrió de manera accidental el proceso al que después llamaría osteointegración. Se sabe también que, a pesar de estar considerado uno de los nombres más influyentes en el campo de la odontología, en realidad ni siquiera era dentista.

Osseointegration and its experimental background., Brånemark PI., J Prosthet Dent. 1983 Sep;50(3):399-410. PMID: 6352924

Ver artículo completo

Los peligros de utilizar la metodología estadística en la investigación dental, y de qué manera evitarlos ES/EN
Los peligros de utilizar la metodología estadística en la investigación dental, y de qué manera evitarlos ES/EN

Agosto / August 07, 2017

De 418 documentos clínicos, ¡Se consideró que 269 contenían errores estadísticos lo bastante graves como para haber conducido a conclusiones erróneas!

Statistical methodology in oral and dental research: pitfalls and recommendations. Hannigan A, Lynch CD.

Ver artículo completo